El exorcismo

7 octubre 2009

A la salida de la celebración de la mañana en la iglesia de Bet  Mikael, escucho unas carcajadas. Una mujer joven se encuentra en el suelo sujeta por otra de mayor edad, mientras un sacerdote le impone una cruz de madera sobre la frente y recita unas oraciones.  A su alrededor, otras mujeres se persignan y contemplan la escena con preocupación. Periódicamente, la mujer intenta zafarse y cada intento fallido es seguido por su risa descontrolada. Después de cinco minutos, el sacerdote se rinde y retira la cruz, la mujer mayor baja la cabeza y entre varias alzan a la joven y caminan con ella de vuelta a casa. La joven tiene la mirada perdida y, de vez en cuando, vuelve a reír de una manera extraña. La mujer mayor, quizás su madre, la sostiene entre sus brazos y llora a su lado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: