Las buenas intenciones

26 septiembre 2009

En la pastelería de Maichew en la que estoy tomando un té cuelgan dos marcos colgados simétricamente de la pared más ancha del local. El primero es un hermoso espejo, mientras que el segundo es el hermano lisiado del primero: le falta el cristal y el lado inferior del marco, pero sigue allí colgado, rodeado por un cable de luces de colores, como testigo de las buenas intenciones de su dueño. Etiopía está llena de sillas desgastadas, grifos inservibles, mesas que cojean, edificios que nunca se acabaron y hoteles que iban a ser mucho mejores de lo que nunca fueron.  En las praderas de África habita un rebaño interminable de buenas intenciones que nunca tuvieron una segunda oportunidad.

Anuncios

2 comentarios to “Las buenas intenciones”

  1. Charlie said

    Anzony estas muy fino con tus relatos, te estás saliendo. Me gustán mucho los cortos y en los largos hay mucho ritmo, se mete uno muy rápido en la narración.
    Se nota que a tí también te está gustando mucho el viaje.
    Un abrazo fuerte desde los madriles

  2. Gracias Charlie, eres un ángel… de Charly!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: